Bruxismo: ¿Aprietas o rechinas los dientes?

Mujer con bruxismo. Dolor mandíbula por apretar/rechinar dientes.

Bruxismo: ¿Aprietas o rechinas los dientes?

El bruxismo es una actividad muscular mandibular repetitiva que se caracteriza por apretar o rechinar los dientes y por el empuje y arrastre de la mandíbula. Se trata de una patología bucodental que puede producirse tanto de día como de noche, y que suele tener lugar de manera inconsciente.

Desencadenantes del bruxismo

La mayoría de estudios indican que se produce como consecuencia de múltiples factores, entre ellos:
  • Alteraciones morfológicas del paciente relativas, por ejemplo, a una alineación inadecuada de los dientes que dificulta una correcta oclusión dentaria.
  • Estados de estrés, ansiedad o tensión.
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas posturales.
  • Alimentación deficiente.

Síntomas del bruxismo:

Al rechinar y apretar los dientes con asiduidad, estos se desgastan y, al mismo tiempo pueden aparecer molestias en la mandíbula, la zona cervical e, incluso, dolores de cabeza. A continuación enumeramos los indicios más habituales de esta afección:

  • Desgaste dentario excesivo.
  • Sensibilidad dentinaria.
  • Hipertrofia de la musculatura masticatoria.
  • Dolor y disfunción de la ATM.
  • Insomnio.
  • Dolor de cabeza.

Es muy habitual que el paciente con bruxismo no sea consciente de ello; suelen ser personas de su entorno quienes lo detectan al oír el rechinar de los dientes mientras duerme.

Hombre dormido en la cama. Bruxismo. Rechinar dientes al dormir.

Relación con el SAHS (Síndrome de Apneas Hipopneas del Sueño):

Como hemos indicado anteriormente, está muy ligado con el estrés, la tensión o la ansiedad, así como con las alteraciones durante el sueño. De hecho, la mayoría de los episodios de bruxismo se observan en relación con los despertares del sueño y van asociados a un aumento de la actividad cardíaca, con taquicardia y sudación. Por ello, se sugiere que la mejoría en el SAHS podría prevenir las exacerbaciones del bruxismo.
Para su diagnostico debe realizarse una polisomnografía. Es una prueba totalmente indolora que consiste en el registro de la actividad cerebral, la respiración, el ritmo cardiaco, la actividad muscular y los niveles de oxígeno en sangre mientras se duerme. Es decir, es un análisis que nos permite verificar la calidad del sueño del paciente. De este modo podemos identificar la presencia de diversos trastornos del sueño y tratarlos convenientemente.