¿Cómo hay que lavarse los dientes?

Eliminar los restos de comida de la boca es fundamental para que no se forme la placa dental. Ya que si no lo hacemos, ésta se convierte en sarro y puede provocar enfermedades periodontales, cuya máxima consecuencia es la pérdida de dientes. ¡Qué horor! ¿no? Nadie se quiere quedar sin dientes, ¿verdad? Pues bien, la solución es muy sencilla: Mantener una óptima higiene dental. Y esto, ¿es muy complicado? La verdad es que no, con incorporar dos prácticas a nuestra vida podemos mantener nuestros dientes sanos durante mucho, mucho tiempo:

1.- Lavarse los dientes correctamente cada día.

2.- Someterse a una limpieza dental anual

 

Lavarse los dientes: ¿Cómo debemos hacerlo?

1.- En primer lugar, debemos contar con un buen cepillo de dientes, adaptado a la sensibilidad de nuestras encías.

2.-Emplear una buena pasta dentífrica que contenga flúor, ya que protege el esmalte de los dientes.3

3.- Cepillaremos los dientes, después de cada comida, formando un ángulo de 45º con respecto a nuestros dientes, efectuando movimientos circulares o verticales.

4.- La duración del cepillado deberá ser como mínimo de 3 minutos.

5.- No debemos olvidar las muelas -especialmente sensibles a la formación de caries-, ni la cara interna de los dientes.

6.- A continuación, limpiaremos la superficie de la lengua.

7.- Y finalmente, enjuagaremos nuestra boca y limpiaremos bien el cepillo de dientes.

 

Limpieza dental: ¿En qué consiste?

A pesar de que limpiemos nuestros dientes con absoluta diligencia, conviene acudir al dentista al menos una vez al año para hacernos una revisión y que nos efectúe una limpieza dental en profundidad. El periodoncista o higienista dental se encargará de eliminar el sarro que ha quedado depositado entre los dientes y las encías durante el año, haciendo un ligero raspado. De este modo, evitaremos que nuestras encías sangren y se inflamen. Y tendremos una boca sana y una sonrisa perfecta siempre.