Halitosis: Causas y tratamiento

La halitosis consiste en la presencia de mal aliento. Es una afección bastante incómoda socialmente, que incide en una de cada dos personas.

Resulta molesta para quien la sufre, pero también para las personas que están en el entorno de quien la padece. Por ello, es importante, prevenir la halitosis con unos buenos hábitos de salud dental. O en caso, de que ya se sufra, tratarla adecuadamente.

¿Cuáles son las causas de la halitosis?

El origen puede ser muy diverso. Desde cuestiones puntuales y leves como es la ingesta de algún alimento o la sequedad bucal matinal, a otras más relevantes como es el caso de la enfermedad de las encías. A continuación las enumeramos:

  • Comer alimentos con sabores intensos tipo ajo o cebolla.
  • Fumar y/o beber alcohol.
  • Sequedad bucal que puede ser debida a una disminución del flujo salival durante el sueño o provocada por medicamentos.
  • Periodontitis o enfermedad de las encías.
  • Mala higiene bucodental
  • Otras enfermedades como diabetes, sinusitis, problemas gástricos, etc.
  • Y las dietas ricas en proteínas y bajas en hidratos de carbono

¿A qué se debe la halitosis?

Los restos de comida que quedan en nuestra boca, entre los dientes o sobre la lengua, generan bacterias que desprenden gases. En este vídeo Colgate hace un fantástico resumen:

 

¿Cómo podemos evitar tener mal aliento?

Lo principal es reducir los microorganismos que generan la halitosis. Para ello:

  1. Cepíllate los dientes dos veces al día y usa hilo dental, al menos, una vez al día.
  2. Usa un limpiador lingual para eliminar las bacterias que se quedan en la lengua.
  3. Y visita regularmente a tu dentista.

Si no puedes lavarte los dientes después de comer, trata de tomar al menos un chicle sin azúcar y con xilitol. Porque las caries empiezan a formarse a los 20 minutos de la ingesta de alimentos, y el xilitol reduce el número de bacterias y, por tanto, frena la aparición de caries.