Diabetes y trastornos respiratorios del sueño

La falta de sueño aumenta la propensión a padecer diabetes, y para las personas que ya padecen diabetes, dormir poco empeora el pronóstico de la enfermedad.

Se calcula que el 38-45% de los pacientes  con Diabetes tipo 2 sufren trastornos del sueño. De hecho, la probabilidad de padecer  diabetes es dos veces mayor en aquellas personas que habitualmente duermen menos de 6 horas. Se ha comprobado que en personas jóvenes y previamente sanas la restricción del sueño a 4 horas por día a lo largo de 6 días es de por si suficiente para reducir la curva de tolerancia a la glucosa y producir un estado hiperglucémico.

¿Por qué ocurre esto?

Al dormir poco se elevan los niveles de cortisol y de hormona del crecimiento, y estas dos hormonas antagonizan los efectos de la insulina.  Además, las personas que duermen poco tienen niveles más elevados de sustancias como TNF-alpha, Interleuquina-6, y proteína C-reactiva, sustancias todas ellas que aumentan la resistencia a la insulina.

Al dormir disminuye la secreción de leptina.  Esta hormona, también llamada la hormona de la saciedad, favorece que las personas que duerman poco tengan propensión a la obesidad.

Dormir bien ayuda al páncreas a regular los niveles insulínicos en sangre y es muy importante que la calidad del sueño sea buena todas las noches. Las personas que padecen Diabetes mellitus tipo 2 (DMT2) no tienen una buena calidad de sueño y sufren continuos despertares. Para evitar esta situación, es importante adquirir buenos hábitos y tener buena higiene al dormir.

El riesgo de desarrollar Diabetes tipo 2 en personas con ronquidos es 3 veces mayor que los no roncadores.

Los descensos de la saturación de oxihemoglobina (SaO2) producidos por las apneas y las hipopneas dan lugar a reiterados episodios de hipoxemia e hipercapnia, que a su vez, pueden afectar el metabolismo de forma indirecta, ya que disminuyen la cantidad y/o la calidad del sueño. La falta de sueño altera profundamente los procesos metabólicos.

El riesgo para los pacientes con Diabetes es mayor si tienen TRS. Los TRS no suele diagnosticarse, y por lo tanto tratarse, en muchos pacientes obesos con diabetes tipo 2, según revela un estudio llevado a cabo por investigadores del  Centro para la Investigación de la Obesidad y la Educación de la Temple University en Filadelfia (Estados Unidos) y publicado en la revista Diabetes Care.

La diabetes tipo 2 es un problema de salud pública con una alta morbilidad, mortalidad y elevados costos para la sanidad pública. Los informes recientes han indicado que la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 también tienen apnea obstructiva del sueño (OSA).

En los pacientes con diabetes tipo 2, el grado de severidad de los TRS se asocia con menor control de la glucosa

El tratamiento de TRS reduce el riesgo de desarrollar diabetes y reduce el riesgo para pacientes diábeticos.

Mejorar de la respiración durante el sueño en los TRS puede mejorar varios marcadores de metabolismo de la glucosa y resistencia a la insulina, como la hemoglobina glucosilada, glucosa en ayunas, de insulina y resistencia a la insulina. El tratamiento de los TRS ejerce un efecto beneficioso sobre el metabolismo de la glucosa y resistencia a la insulina. Los niveles de glucosa durante el sueño disminuyen y son más estables en los pacientes con diabetes tipo 2 y TRS tratados con CPAP  o DAM.